Foro Puntos de encuentro: la fuerza de la educación

Pregunta: Bueno, pues muchísimas gracias de estar aquí con nosotros.
Buenas tardes, precandidato. Mi nombre es María Eugenia Rodríguez, soy educadora del Sistema Educativo Estatal Regular, tengo 32 años de servicio. He pasado por todas las etapas para llegar a donde estoy ahorita como supervisora de la zona 10 de preescolar.
Y una de mis preguntas es ¿qué piensa usted o qué significan para usted, nosotros, los maestros mexicanos?
Muchísimas gracias.
Pregunta: ¡Qué tal! Buenas tardes, noches. Precandidato, buenas tardes.
Bueno, aprovechando que este es un punto de encuentro de su precampaña y también el punto de encuentro en San Luis Potosí que se ha convertido en un polo de atracción de talento científico y tecnológico; me gustaría saber y conocer su visión  en cuanto a la estructura de su, digamos, plan de fortalecimiento de la ciencia y tecnología e innovación para convertir a México realmente en una potencia mundial.
Muchas gracias.
Pregunta: Primero que nada, buenas noches, mi nombre es Brenda Nohemí Torres Villanueva y soy formada en el sistema público. Soy ex presidenta del capítulo 7-36 perteneciente al Instituto de Ingenieros Industriales y Sistemas que tiene como sede la Universidad Politécnica de San Luis Potosí. Soy egresada, acabo de egresar, estoy en trámites de titulación y, pues, como jóvenes nosotros nos enfocamos en la educación.
El nivel educativo que usted tiene como precandidato a la Presidencia, y mi pregunta es ¿qué nos propone hace usted a todos los jóvenes para alcanzar los niveles académicos que usted tiene ahorita? Gracias.
José Antonio Meade Kuribreña: Muchas gracias a la Fundación Colosio, muchas gracias a San Luis Potosí, muchas gracias Pepe Murat, muchas gracias Adriana Ortiz por participar, por organizar, por asumir la responsabilidad de este foro, muchas gracias.
Bien por Adriana Ortiz.
Muchas gracias a Miguel Limón por haber participado. A Miguel Limón todo el mundo lo conoce lo conoce en su trayectoria pública.
La última vez que yo tuve la fortuna de encontrarme con él fue justamente cuando la Constitución cumplió 100 años, a él le tocó curar esa exposición y le tocó narrarnos por qué la Constitución de 1917 era relevante.
Nos explicó, a través de una curaduría inspirada, cómo los movimientos, las inquietudes, las expresiones, las divisiones se congregaron en una Convención, y cómo la Convención se tradujo en una Constitución que nos dio agenda. Y cómo cada uno de esos puntos de agenda nos ha permitido desarrollarnos como país.
Y uno de esos puntos de agenda, probablemente el más toral, es la agenda de la educación. La educación pública, la educación a la que constitucionalmente tenemos derecho, la educación como principal elemento igualador de oportunidades que tenemos en el país.
Este espacio de compartir con quienes habrán de asistir a la Convención es un espacio especialmente valioso, es un espacio valioso porque la Convención tiene que ser también una Convención de ideas, tiene que ser una Convención de propuestas porque eso es lo que estará en juego en la elección de 2018.
No solamente vamos a escoger una alternativa con base a personas o partidos, vamos a escoger una alternativa con base a sus propuestas. Y lo que queremos es que esas propuestas se conviertan en política pública y que esas propuestas se traduzcan en un proyecto de gobierno.
Y queremos asegurar que lleguemos a la Convención con las mejores propuestas porque queremos tener la mejor política pública para encabezar el mejor gobierno.
Y esas propuestas tienen que ser capaces de contestar las tres interrogantes que aquí hoy se hicieron: ¿qué pueden esperar los maestros de una propuesta que desde aquí se construye? El principal elemento de nuestro proceso educativo es el maestro.
Si el maestro tiene todos los elementos pedagógicos, todos los elementos de apoyo para poderse preparar, y así poner lo mejor de sí frente a sus alumnos, a México le va a ir bien.
Y de eso se trata, eso es lo que está al centro de la Reforma Educativa, una reforma que ha construido, que ha construido con los maestros, una reforma en la que tenemos que seguir trabajando para asegurarnos de que al maestro no le falte lo necesario, no le falte lo necesario para que pueda transmitirle al alumno conocimiento, emoción y esperanza.
Todos nos acordamos de quiénes fueron los maestros que más admiramos, quienes nos encaminaron a una vida de participación, los que nos inspiraron a salir adelante.
Pero el maestro exige, igual que el alumno, buenas condiciones, condiciones que le permitan tener todo lo que requieren para llevar adelante su profesión. Eso es lo que los maestros pueden esperar, porque lo que los alumnos esperan de los maestros es lo mejor de sí. Esperan ejemplo, esperan inspiración, esperan aprendizaje, esperan que los ayuden a aprender a aprender.
En una de las actividades que empieza prácticamente a nacer y que no termina, que empieza en la escuela pero que se desarrolla también en el hogar. Que involucra a la familia y la escuela, y que debe de tener armonía de ambos y que debe tener al centro el aprendizaje del estudiante como insumo fundamental lo que el maestro ponga de sí para que el alumno aprenda.
Tenemos que ser capaces, además, de que la educación sea pertinente, que sea pertinente para que nos genere oportunidades de vida y que sea pertinente en la capacidad, además, que tengamos de investigar.
Por aquí estaba Sergio Alcocer con quien trabajamos en el armado de un programa de ciencia y tecnología que recogiera, por un lado a la academia, por otro lado al sector privado y, finalmente, en diálogo con quienes desde la academia podían ayudar a articular esos dos mundos.
Una educación pertinente prepara al estudiante para ser exitoso, una política de ciencia y tecnología pertinente nos ayuda a que la ciencia y la tecnología sean motores de transformación.
Por eso hemos puesto mucho empeño en multiplicar los recursos para ciencia y tecnología, los públicos y los privados, porque necesitamos que ambos se hablen, que el esfuerzo público se acompañe de movilización también de recursos privados para que el público, el  privado y la academia construyan un círculo virtuoso.
Un círculo en donde la investigación de ciencia y tecnología se convierta en oportunidad, se convierta en modificaciones de procesos, se convierte en el descubrimiento de nuevos mercados, se convierta en la aplicación de nuevos métodos, incluso para aprender.
Si logramos generar una sinergia, de suerte tal que el recurso público movilice al privado y que juntos hagan equipo para que con la academia hagamos ciencia y tecnología pertinente, México efectivamente va a caminar en el rumbo de ser potencia.
Yo también soy producto de la universidad pública, soy estudiante de la UNAM, y vi con emoción cómo los Pumas remontaron al Pachuca tres goles a dos.
Apenas el jueves de la semana pasada soy testigo de lo que la educación pública puede hacer, soy testigo, además, de lo que con el apoyo público también se puede hacer en términos de aprovechar y de construir oportunidades fuera.
Yo fui becario de CONCACYT, y eso me permitió complementar la educación que tuve en escuelas públicas, con la educación que tuve de ser becado para tener acceso a educación de posgrado.
Y en México necesitamos que la educación sea algo que tenga un acceso pleno y por eso este foro es útil, porque este foro nos permite que identifiquemos maneras de enfrentar algunos retos que nos van a tocar en los siguientes seis años.
En los siguientes seis años vamos a enfrentar el reto de multiplicar la presencia de las escuelas de tiempo completo. Hemos visto que funcionan, tenemos 25 mil. ¿Cómo le hacemos para que el proceso educativo sea de tiempo completo, apalancado en esa arquitectura, en esas instituciones? Es un reto bien importante.
Más lo que nos hizo un planteamiento, nos lo hizo desde el prescolar. Desde muchas perspectivas el prescolar, para el Estado, es un reto que ha sido difícil de superar, para combatir la pobreza necesitamos como condición fundamental que los niños entre 3 y 15 años estén en la escuela, y nuestro principal reto es entre los 3 y 5 años.
¿Cómo le hacemos para armonizar la necesidad de la educación temprana, con la necesidad de acompañar a la familia que quiere integrarse al mundo productivo? Ofreciendo una alternativa de educación justamente a esa edad.
Tenemos instrumentos, tenemos estancias, tenemos guarderías tenemos el sistema preescolar, en el que Maru participa, pero en los diagnósticos que hacemos de educación, ahí es donde tenemos, entre los 3 y 15 años, nuestro mayor elemento de falta de cobertura. Entre los 6 y los 15 tenemos otros retos.
Prácticamente el acceso y la asistencia a la educación primaria es universal, pero esos primeros dos años nos han implicado un reto. Y son dos años cualitativamente muy distintos, el reto ya del niño que se acerca a la primaria es muy diferente al reto del niño de entre tres y cinco en términos de su estimulación, de lo que ocurra con su maestro material que tiene que tener a disposición de cómo hacemos armónico el acceso con la estancia y la guardería y de cómo damos certeza a la familia de estimulación temprana este ahí.
¿Cómo vinculamos el reto de la preparatoria? En términos, de nuevo, de diagnóstico la parte casi universal acceso a la primaria, con un enorme avance a la secundaria, falta complementarse con igual éxito en la preparatoria, y ese es un elemento fundamental.
En México, el que termina la preparatoria gana el doble del que no la termina; en México, el que termina la preparatoria vive cuatro años más, que el que no la termina. La preparatoria nos da elementos fundamentales para poder acercarnos e incorporarnos  al mercado laboral formal.
El abismo que se abre entre el mexicano que termina la preparatoria y el que no lo termina es probablemente el reto más importante que tengamos en los siguientes 6 años.
Eso nos debe de llevarnos a reflexionar qué se ocupa en lo presupuestal, qué se ocupa en la planeación, qué se ocupa en que el adulto, al que no le ayudamos a resolver el problema en edad, pueda cerrar su clico para incorporarse en el mercado laboral.
Y habiendo hecho el recorrido desde preescolar hasta la preparatoria, y de la preparatoria a la educación superior, falta el tema de investigación. Investigación por sí misma como proceso, como espacio de innovación, como ancla para que México sea una sociedad del conocimiento y del talento. Pero también investigación para ver cómo articulamos de mejor manera nuestro sistema educativo.
La reforma por ese es importante porque nos obligó a pensar cómo hacíamos las cosas distintas, cuando veíamos a México en el concurso de los países de la OCDE llamaban la atención un par de datos: el primero es que éramos uno de los países que invertía más en educación.
México invertía en educación un monto similar, como porcentaje su Producto Interno Bruto, a los demás países de la OCDE, pero los resultados en calidad no eran comparables con lo que estábamos gastando en educación, y si no eran comparable, quiere decir que no estábamos usando los recursos públicos y los incentivos de la mejor manera.
Eso lo que estaba detrás de la Reforma Educativa: ¿Cómo podíamos lograr mejores resultados en beneficio de maestros y alumnos? Y hoy lo que tenemos es una Reforma Educativa que está empezando dar resultados para los dos; a los maestros les asegura acompañamiento, evaluación, capacitación y material que de manera continua le permita estar bien actualizada.
Y a los niños les asegura que serán los mejores mexicanos los que estén frente de ellos para enseñarles a enfrentar los retos que un México global implica.
Por eso es tan importante este foro, el primero que celebramos, por eso es importante que en materia educativa construyamos y no destruyamos. Por eso es importante que en materia educativa entendamos los retos y planteemos propuestas serias para superarlos.
Son retos distintos  los que va a enfrentar esta generación, los va a hacer sobre la base de un punto de partida diferente. Pero si en educación somos exitosos, no hay nada que detenga a México en el camino para ser una potencia.
De la mano de ustedes, caminando con ustedes, llevando esas ideas, construyendo esa agenda para la Convención, seremos capaces, en la Convención, de entusiasmar a los militantes. Y seremos capaces, después de la Convención, de entusiasmar y dar esperanza al país.
Por eso les agradezco mucho que hayan estado aquí. Le agradezco mucho a Miguel, le agradezco mucho a Adriana, le agradezco mucho a Pepe, a la fundación Colosio.
Pero sobre todo, les agradezco a ustedes que hayan estado aquí, que hayan participado, que hayan aportado ideas y talentos, que estén en San Luis Potosí con el calor de sus ideas para hacerle frente al frío de la tarde que ya se avecina.
Muchas gracias, muy buenas tardes y gracias por acompañarme.

 

 

Plataforma México

Author: Plataforma México

Entérate por este medio, de las acciones tomadas por el Gobierno Federal para transformar a México. #TransformandoAMéxico

Share This Post On

Submit a Comment