“Mujeres, Gobierno y Diseño de Políticas Públicas” Cesar Camacho Q.

Compartimos el mensaje que pronunció el DIP. CÉSAR CAMACHO durante presentación de libro en el palacio legislativo

Muchas gracias a todas a todos, muy buenos días.

Este es día para el regocijo y la esperanza. Nos regocijamos de advertir que el trabajo, el trabajo intelectual, el trabajo académico, la conversión de ideas en políticas públicas va avanzando. Se abre paso, no exento de dificultades, pero allí están persistentes, fieles, por su naturaleza, las mujeres.

Es también de esperanza porque la posibilidad de contar con una edición en español de esta gran publicación, no sólo nos arroja luz, sino nos marca caminos, sugiere lineamientos y nos facilita el trabajo.

Es mi convicción que las mujeres no sólo han sido personas, sino personajes en la transformación del mundo. Tienen la confianza en sí mismas para hacer lo que deben porque pueden. Son solidarias porque, sin dejar de ver por todos, entregan todo a quien más lo necesita. Son versátiles porque con igual eficacia desarrollan múltiples tareas todo el tiempo, todos los días. Son optimistas porque nunca se rinden, porque irradian energía a quienes tenemos el privilegio de estar cerca.

En este siglo, la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres debe ser, más que un derecho, formalmente consignado, un hecho de la vida cotidiana. Los países de la OCDE buscamos un mejor bienestar económico y social para las personas y nos identificamos, los mexicanos, con los valores democráticos de la libertad y de la igualdad.

Cuando las mujeres sean cabalmente iguales a los hombres, lo afirmo categóricamente, la humanidad será sustantivamente mejor. Y es en este orden de ideas como, siendo parte de su iniciativa por la igualdad, la OCDE nos presenta el informe “Mujeres, Gobierno y Diseño de Políticas Públicas en los Países de la OCDE” y, como subtítulo, su intención: Fomentar la Diversidad para el Crecimiento Incluyente.

Esta obra, imperdible, plantea un amplio panorama acerca del acceso que tienen las mujeres a la vida pública en nuestras sociedades; enfatiza las condiciones que determinan su representación en cargos ejecutivos, judiciales y, por supuesto, parlamentarios; realiza un minucioso análisis explicando por qué, a pesar de las medidas afirmativas, aún persisten brechas de género que deben cerrarse.

Es fácil tener expresiones declarativas, es difícil llevarlas al mundo cotidiano. Recopila también experiencias exitosas, genera recomendaciones internacionales a favor de la igual sustantiva, porque en el mundo global, mucho más que en otro tiempo, conocer es comparar: cómo estamos, y la pregunta siguiente es en relación con quién. Siempre habrá referentes que vale la pena considerar.

Se trata, en pocas palabras, de un material que contribuirá a cerrar las brechas de género para alcanzar, sin mayor trámite ni explicación, la igualdad sustantiva. Es un instrumento poderoso, pero, además, como ya nos consta porque los hemos escuchado y los vemos actuar, lo primero que tienen quienes trabajan en la OCDE para estos propósitos, es convicción, hay que creer en ello; y en seguida es emoción, hay que hacer de ello causa de vida.

Me da mucho gusto que así inicie esto que al Poder Legislativo le va muy bien, yo diría es un asunto casi natural, un conversatorio. A qué venimos a un parlamento si no a conversar, a conversar a partir del respeto por el otro y admitir que, eventualmente, o me corrijo, frecuentemente, el otro tiene la razón.

Pero no basta con concedérsela como expresión retórica, sino hay que convertir dos puntos de vista, que no necesariamente divergentes, sí distintos, pueden converger en una nueva posición, en un estado de situación que sea partidariamente neutro, pero que tenga como elemento en común impulsar este tipo de políticas.

No debe pasar inadvertido un factor que es orgullo mexicano: la OCDE que agrupa a los 20 países con niveles de desarrollo más avanzados tiene como secretario general a un mexicano, y por momentos, por parecer vida cotidiana, se nos olvida, pero Ángel Gurría, mi amigo Ángel Gurría no lo haría tan bien, si no tuviera tan cerca a Gabriela Ramos, directora de Gabinete, que nos da mucho gusto recibirla en su casa, siendo una servidora pública del ámbito mundial.

Gracias, gracias, Gabriela.

Pues bien, la evolución institucional de los derechos de la mujer fue transformándose paulatinamente, pero, yo diría, en los últimos años vertiginosamente. Convengo que nos falta mucho, pero si echamos la vista atrás advertiremos que hemos avanzado largos tramos en un periodo relativamente corto.

Y es así que no se puede pasar por alto la decisión política, radical, vital que Enrique Peña tuvo al darle cabida a la igualdad política con una reforma constitucional de carácter político-electoral, que impulsó la paridad de género en las candidaturas. México es una de las 20 principales economías del mundo, pero, ojo, y a los datos me refiero: por la integración de mujeres, por la inclusión de mujeres en la Cámara de Diputados es el país que ocupa el primer lugar de todos los países de la OCDE con el 42.4 por ciento, el primer lugar, por encima del Reino Unido, de Alemania, de Francia, de los Estados Unidos, por su puesto, de la Unión Europea misma.

En consecuencia, por supuesto que vamos avanzando y estos no son discursos, estos son hechos. Ahora bien, la disposición de las leyes es, algunos considerarían, fría, es normativa, pero lo que trae detrás es el impulso de un cambio de actitud, es generar el más difícil de los cambios para los seres humanos, el cambio cultural.

En esas estamos y vamos por buen camino teniendo a Lorena a cargo de Inmujeres, que es una mujer que ha entregado, literal y figuradamente, su vida a esta causa que es la suya, y es la nuestra.

Yo tomo el reto que aquí se ha planteado, se habla reiteradamente del techo de cristal, pues vamos a romperlo, vamos a romperlo porque no es causa de mujeres o de varones, es causa de seres humanos que queremos vivir en condiciones de superior igualdad. Es el caso de la Cámara de Diputados que ha impulsado, por primera vez, una maestría que imparte la Universidad Nacional Autónoma de México, la universidad más prestigiada, no sólo de México, sino de América Latina, y que están tomando legisladoras, legisladores y también compañeras y compañeros de apoyo técnico parlamentario.

Ya hay en la Suprema Corte un protocolo para dictar sentencias, lo digo en términos latos, con perspectiva de género. Un compromiso que hemos hecho en esta Cámara, con Laurita, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, es crear un protocolo para legislar con sentido de género y hacerlo de manera tal que no haya ley, de cualquier materia posible, que no esté imbuida de esta nueva idea, de esta nueva forma de ser. Esta legislatura, entre otros, va a da ese legado, legislar con perspectiva de género.

Pues bueno, hay muchas cosas por hacer y habemos muchos apasionados con el planteamiento. Hemos impulsado, y seguro estoy que esta será consigna de la LXIII Legislatura, una agenda legislativa omnicomprensiva que contemple la paridad política trasversal. Vamos a insistir en el profesionalismo, o en la profesionalización, corrijo, en temas de género a los servidores públicos de la Cámara y no de la Cámara. Debemos crear estrategias de intervención y combate contra la violencia hacia las mujeres, es deleznable en cualquier caso, contra las mujeres es un poco peor.

En pocas palabras, promover la igualdad en todos los sectores de la vida pública porque sólo con igualdad plena habrá democracia completamente plena.

Muchas felicidades.

César Camacho

Author: César Camacho

Share This Post On

Submit a Comment