REFLEXIONES PARA 2017 por Mario Alberto Estrada.

Compartimos la opinión del Maestro Mario Alberto Estrada.

 Nuestro País de toda la vida, ha dependido de ingresos petroleros y del comercio con Estados Unidos, es el momento de que esa dependencia se transforme para que, el 2017 nos permita reinventarnos.

Es necesario que amemos a México, que dejemos de ver quién grita más fuerte y quién hace más escándalo, siempre tratando de llevar agua a su molino y no pensando en el bienestar común; por eso, es momento de poner orden primordialmente en nosotros mismos, que la sociedad civil emergente que ahora solo denosta, se dedique a trabajar por el bien propio y del semejante, que la prensa deje de ser amarillista y a la vez que critique, de la misma manera proponga, que no formemos parte de la corrupción, que tod@s paguemos nuestros impuestos, que dejemos de depender de programas sociales y diversifiquemos el comercio interno.

 Si lo que desean es hacer resistencia contra lo que llaman “estado opresor”, deben tener mínimos conocimientos de economía y no solo criticar sin conocimiento alguno del tema, dejar a un lado sus fobias y filias y reitero, ver por el bienestar común que al final, se convierte en propio. Asimismo, debemos de entender que México siempre ha dependido de lo que llaman el oro negro y los más apasionados lo conocen como “nuestro petróleo”.

México había vivido en la comodidad de no hacer lo necesario para cobrar impuestos, para que, teníamos petróleo, sin ninguna necesidad de buscar clientela, tenemos al mejor y más grande consumidor del Mundo, justo en nuestra cabeza, nuestros funcionarios vivieron en ese sueño y ahora, nos enfrentamos al amargo despertar; ni es tan ORO el petróleo, ni es tan NUESTRO como afirman los apasionados.

La caída de los precios petroleros, la baja en la producción nacional debido a lo obsoleto de nuestras instalaciones, aunado al dispendio de los recursos que se obtenían por el hidrocarburo a lo largo de los años, la desaparición de los excedentes petroleros obtenidos y que se cometieron sobre todo en los dos sexenios de Acción Nacional, nos llevaron al álgido momento que ahora vivimos, con la llegada de Donald Trump, nuestro País deberá luchar a brazo partido para mantener un comercio sano y fuerte con los vecinos, se acabaron las gasolinas baratas gracias al subsidio de “papigobierno”, en consecuencia, se acabó el dispendio de recursos públicos.

Quién efectúe un sano análisis de la actual situación, deberá reconocer que los problemas más importantes que enfrentará nuestra apabullada economía mexicana en 2017, tiene su origen en factores internacionales y desde luego en el petróleo.

México se verá afectado por la debilidad del mercado externo y la economía mundial, la inestabilidad financiera y política internacional, la incertidumbre cambiaria y la disminución en la producción petrolera; es nuestro País el más nombrado por el Presidente Electo de los Estados Unidos, objeto de críticas y veladas amenazas, a la vez que, somos los que más hemos disminuido la producción petrolera, lo anterior debe revertirse, con esfuerzo y trabajo, no con marchas, mítines, cacerolazos, miles de twit’s y mensajes de face, esas conductas no nos conducen a revertir la precaria situación económica que estamos por enfrentar, por el contrario, esas conductas agudizan aún más el problema, por las horas hombre de trabajo perdidas y el encono social que provocan.

No está en nuestras manos cambiar los factores internacionales o modificar la producción petrolera mundial, eso es imposible; lo que sí es posible y debemos enfocarnos es en, motivar el consumo interno y diversificar las relaciones comerciales de México.

Debemos considerar, que de acuerdo a las actuales circunstancias, México crecerá poco en 2,017, por lo que, debemos fomentar que ese crecimiento sea redistributivo, es más importante que nunca; datos de los predictores estiman que el año que recién inicia, se tenga un crecimiento de aproximadamente 1.85% según especialistas de Banxico, crecimiento más bajo que a Diciembre de 2016 llegó a 2.25%.

Dicha predicción de crecimiento, es menos de la mitad de lo que necesitamos para emplear a los jóvenes que se incorporan a la vida productiva, siendo de reflexionarse que, el crecimiento económico en México tiende a beneficiar en mayor medida al 1% más rico del País; el crecimiento que tengamos en 2017 debe enfocarse en reducir la pobreza y la desigualdad, en acrecentar el poder adquisitivo de las clases trabajadoras, aumentar el consumo interno y la demanda agregada.

Es claro que no llegaremos a tener una inflación alta como en sexenios anteriores, pero tampoco creceremos al ritmo que el País necesita, razón por la que, es importante comenzar una estrategia para depender menos de bienes y servicios que provienen del exterior.

La predicción de los expertos, nos sitúa en un 4% de inflación para el 2,107, debido primordialmente a la depreciación de la moneda nacional y la liberalización del precio de las gasolinas.

En el año inmediato anterior, la depreciación de nuestra moneda alcanzó un 19.3% frente al dólar estadounidense, se prevé para este año que hoy comenzamos, baje dicha depreciación a un 2.2% según especialistas del Banco Central (Banxico); en tal virtud, debemos mejorar la calidad de nuestro productos, para de esa manera estar en condiciones de que nuestras exportaciones sean de mayor contenido nacional, lo que indefectiblemente nos llevaría a bajar el impacto que pudiera tenerse en el tipo de cambio y la inflación.

Cierto estoy que este año no será como para estar de plácemes, pero tampoco es para tirarnos al suelo pataleando y llorando, maldiciendo a todo mundo y sin poner nuestro pequeño, pero importante grano de arena en beneficio propio y de la colectividad; consumamos lo que el País produce, digamos no a la flojera, digamos no a la corrupción que no debemos olvidar, corre en dos vías, expresémonos con respeto y valorando que nuestras acciones, pueden beneficiar a nuestro País, o bien, acabarlo de hundir; el asunto no es solo del Gobierno, es de tod@s

Twitter:

@lawyerestrada1

Alberto Estrada

Author: Alberto Estrada

Share This Post On

Submit a Comment