Un México más constitucional

Una vez más estimadas amigas y estimados amigos de Plataforma México, con el agrado de escribirles en los temas que soportan la política de la Presidencia de la República, en esta ocasión les comparto algunas reflexiones relativas a las determinaciones que ha hecho nuestro titular del Ejecutivo, el Lic. Enrique Peña Nieto y que han iniciado la transformación de fondo de nuestro país.

 

Estas reformas estructurales han puesto en movimiento a México y, con ellas, se busca tener un país más justo, incluyente, transparente, democrático y mejor posicionado a nivel internacional.

 

Me refiero a las 11 reformas que fueron aprobadas en los primeros 20 meses de esta administración y durante el periodo de transición, que persiguen tres grandes objetivos:

 

  1. Elevar la productividad de nuestro país, lo que detonará el crecimiento y el desarrollo económico de México;
  2. Fortalecer y ampliar los derechos para que formen parte de la realidad cotidiana de los mexicanos; y
  3. Afianzar nuestro régimen democrático y de libertades, lo que nos permitirá transitar de una democracia electoral a una democracia que brinde resultados concretos.

 

Todo lo anterior no hubiera sido posible sin la determinación del Presidente Enrique Peña Nieto y su gabinete, así como el acuerdo de los grupos políticos representados en el Congreso de la Unión, que concluyeron en las propuestas, discusión, modificación y aprobación de las reformas hechas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Actualmente, hemos visto tanto en el Diario Oficial de la Federación, como en las principales páginas de las Secretarías de Estado, órganos desconcentrados y descentralizados en la Administración Pública Federal, ligas que nos llevan a un espacio dedicado para que todos los mexicanos podamos leer, consultar, analizar y tomar nuestras decisiones respecto al texto constitucional vigente.

 

Conforme al Plan Nacional de Desarrollo: 2013 – 2018, existen líneas de acción que permiten estructurar diversos aspectos de la vida nacional, como son la procuración de justicia efectiva, política de Estado en relación a los derechos humanos, de igualdad y no discriminación, de un gobierno cercano y moderno, acceso a mejores servicios de telecomunicaciones, libre acceso a una información plural y oportuna, creación de nuevas cadenas de televisión fortalecer la política nacional de cambio climático, la indispensable reforma educativa, la creación de la figura de la consulta popular y, sobre todo, la alineación de todos los Estados pertenecientes a la Federación, para que sus legislaciones, iniciando desde su Constitución (el estatuto de gobierno en el caso del Distrito Federal) estén alineadas con la Constitución Federal.

Con ello todos los mexicanos tenemos más certeza para una mejor competencia, para un crecimiento informativo, educativo, social, de procuración de administración de justicia, así como una nueva visión a nivel internacional de nuestro país, lo cual permitirá mayor inversión extranjera, generación de fuentes de empleos, incremento y mejora en la calidad de los productos y servicios que proporciona el Estado para que todos los mexicanos gocemos de un mejor nivel de vida.

Es necesario aclarar estimados lectores, que nuestra Constitución Política vigente de divide estructuralmente dos partes:

 

La parte Dogmática.- que contempla los artículos primero al veintinueve y, desde su numeral primigenio, estable todos y cada uno de los derechos humanos que esa misma carta fundamental tutela, así como una serie de garantías que tenemos todos los mexicanos, independiente de nuestra posición económica, social, cultural,  religiosa, actividad o profesión, actividad laboral o estado de salud entre otras.

La otra parte en la que se divide nuestra constitución es la parte Orgánica, que contempla desde los artículos 30 al 136; en ellos encontramos fundamentalmente la estructura del Estado, población, nacionalidad, forma de gobierno, definición y estructura orgánica de cada uno de los poderes de la unión, derechos y prerrogativas de los funcionarios públicos, así como la forma en la que esa misma Constitución puede ser modificada.

 

Seis de las reformas aprobadas responden el primer objetivo, que es el de llevar la productividad de México, a través de una reforma energética que introduce una profunda transformación en la industria petrolera mexicana, en la industria eléctrica eólica, para incrementar la calidad de sus servicios en beneficio las familias mexicanas. Esto se traducirá en un impulso nacional crecimiento económico en una mayor disponibilidad del petróleo gas natural y sus derivados así como servicio eléctrico público de mejor calidad con mayor cobertura y  precios más competitivos.

La reforma en materia de competencia económica actualiza la legislación y fortalecer la institución reguladora de la competencia; se amplía el catálogo de prácticas anticompetitivas y se endureció las sanciones a los monopolios, a los oligopolios y todas las figuras que confluyen a ellos, protegiendo nuestros derechos como consumidores.

 

Se impuso un mercado interno más competitivo, justo, transparente y de acceso a más productos y servicios de calidad, así como el fomento a la competitividad en la micro pequeña y mediana empresa, quiénes tendrán acceso a insumos más baratos y se evitará que las grandes empresas concentren los mercados.

Otra fase de las reformas, es ampliar las libertades de expresión, para acceder a la información, así como la ampliación de los derechos de servicios de telecomunicaciones y redifusión.

 

Se materializa paulatinamente, una política de inclusión digital universal, que busca incrementar el acceso de todos los mexicanos a las tecnologías de la información y de la comunicación, a fin de que nuestro país ingrese plenamente a la sociedad del conocimiento. Se fomentan la competencia de los servicios de comunicaciones para que tengamos más opciones y mejores productos a contratar, en televisión de paga telefonía fija y móvil. así como Internet de alta velocidad.

La reforma hacendaria represento la serie de cambios a la hacienda pública cuya finalidad es incrementar los ingresos del Estado, para atender de forma eficiente las necesidades básicas de la población; esto se logra incrementando la recaudación de forma progresiva, destinando los recursos recaudados para robustecer la seguridad social y apoyo la familia de menores recursos (Un ejemplo es la creación de la figura de la incorporación fiscal, así como la de los comedores comunitarios del programa “México sin hambre” los cuales empiezan a dar muy buenos resultados).

 

La indispensable reforma educativa que garantiza el ejercicio del los niños y jóvenes por una educación integral, incluyente y calidad, que les proporcione herramientas para cumplir, exitosamente, los desafíos de un mundo globalizado,  partiendo de la premisa, de que el maestro de la columna vertebral de cualquier sistema educativo, con un servicio profesional docente que garantiza el ingreso la promoción de reconocimiento y permanencia en el servicio docente, para que se realice con base del mérito y trabajo los profesores, reemplazando los métodos anteriores opacos y disfuncionales.

Es por esto estimado lector, que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, nos permite realizar nuestras actividades, con mayor certeza, para que podamos obtener un mejor nivel de vida, por lo que ya no pretexto para no saberlas, ni para no estar enterados de lo que nuestro marco regulatorio fundamental nos permite hacer.

 

Por ello, invito a que consulten las páginas oficiales de las Secretarías de Estado, de la Presidencia la República y revisen el texto íntegro nuestra Constitución y, encaso de que resultaren dudas sobre su contenido, alcances, prerrogativas, Derechos Humanos garantizados, forma de gobierno o muchos aspectos que se contemplan en dicho cuerpo normativo, nos las hagan saber a través de los medios que prevé la página de Plataforma México y con todo gusto podemos ayudarles a resolverlas.

Concluyendo, que el espíritu de la política de la Presidencia la República, es que México se convierta en un país más justo, más transparente, más equitativo pero, sobre todo, en un México Constitucional en donde las Leyes, del Estado de Derecho y regulaciones secundarias, sean las que determinen el rumbo que mejor convenga a nuestros  intereses.

Agradezco su atención estimados lectores y espero que nos hagan llegar sus comentarios, para enriquecer nuestras aportaciones, y los ayudemos a formar o tomar, las mejores decisiones en todas sus actividades.

 

Gerardo Saucedo M.

@gsm_skywalker

Gerardo Saucedo M.

Author: Gerardo Saucedo M.

@gsm_skywalker

Share This Post On

Submit a Comment